FIBRA

FIBRA

Escuchamos esta palabra todo el tiempo, fibra. Sabemos que se trata de algo saludable, pero ¿la conocemos realmente? ¿Sabemos de qué se trata o cómo es que mejora nuestra salud?

La fibra es un componente de los alimentos que nosotros no podemos digerir, y que, por lo tanto, no aporta calorías ni nutrientes. Sin embargo, su presencia en nuestro plato es  un factor importante para nuestra salud. La fibra dietética le da volumen a nuestra alimentación y mejora la digestión, evitando el estreñimiento. Las culturas que consumen abundantes verduras presentan menos casos de cáncer de colon. Durante años se pensó que todo el beneficio del consumo de fibra era a nivel de aparato digestivo, hasta que empezaron a surgir estudios que mostraban también un beneficio para la salud del corazón, al apoyar el control de los niveles de colesterol en la sangre. Por todo esto se recomienda que diariamente, obtengamos de 25 a 30 gramos de fibra de nuestros alimentos.

Lo ideal es que en nuestras comidas, siempre haya una fuente de fibra. Su volumen nos dará la sensación de estar satisfechos, su capacidad de absorber agua nos mantendrá regulares en la evacuación intestinal y nos apoyará a mantener nuestros niveles de colesterol (un tipo de grasa en la sangre) normales.  Pero… ¿cuál es la mejor opción para encontrarla?

Encontramos fibra en alimentos como las verduras, los granos integrales, las lentejas, frijoles, el salvado y las frutas, especialmente si las comemos con cáscara. Un dato muy importante es que, si vamos a aumentar nuestro consumo de fibra, lo hagamos gradualmente y acompañado siempre de agua. O sea que no vayas corriendo al terminar de leer esto, a comprar un bote de fibra, pues lo más probable es que en lugar de mejorar, sientas que tu digestión empeora. Lo mejor es que tu fibra provenga de los alimentos que mencionamos y que el aumento sea poco a poco, así disfrutarás de todos los beneficios de este regalo que nos da la naturaleza. ¿Ideas para mejorar nuestro consumo de fibra? Prefiere avena o granos integrales. Come siempre tu fruta con cáscara, incluye tomate en tu desayuno y  acompaña tu comida y cena siempre con una rica ensalada. ¡Te será más fácil si cultivas tus propias verduras! Asesórate en hidroponia urbana y comienza ya a cultivar hortalizas en casa.

Anna Cecilia Carrasco Medina. MNC. Nutrióloga Clínica-Educadora en diabetes-Health Coach. www.esnutritivo.mx • esnutritivo@gmail.com



Dejar un comentario